lunes, septiembre 18, 2006

Hay escritos que me llevan a emociones pares, escritos en los que me encuentro tan idéntica.. Escritos de mis amigos Blogueros que han logrado traspasar las distancias y el protocolo de lo esencial...éste es uno de esos escritos, que me llegan hondo, que me traspasan la piel, que me conmueven y me emocionan... que me adivinan...
Lo tomo por que es de una gran amiga... de alguien que quiero y admiro mucho más allá de la red, Palabras Errantes, M, Gracias... por permitirme traer éstas letras tuyas a endulzar éste cieloazzul necesitado de certezas...y compartirlas con todos aquellos que han vivido el amor y junto con sus caprichos...



Buenos Aires - Madrid (rewind)

“Herida o felicidad, me dan a veces
ganas de abismarme.
Así -en estos días- la melancolía
o la felicidad caen sobre mí sin ningún
tumulto.
Caigo, me deslizo, me consumo.
Ese pensamiento acariciado,
probado, tanteado,
(como se tantea el agua con el pié),
puede regresar.
No tiene nada de solemne, esto es,
precisamente, la dulzura."
Roland Barthes

Los Gauloise claro y la hierba de Marruecos y las madrugadas eternas. Y Joaquín y Andrés de fondo aquella primera noche juntos mientras me contabas de qué iba la letra Morena con la piel de chocolate con esa manera de acariciarme tan tuya. De La Gran Vía también, sin saber que mucho tiempo después sería un punto de encuentro y despedida, como los paseos por el parque del Retiro, como nuestro parque acá, con el grupo con el que jugábamos a imitar al club de la serpiente. Como tu recuerdo indeleble de aquella francesa mientras llegaban a Buenos Aires cartas con tu deseo de estar en Venecia conmigo y yo sin saberlo. Piel Maga, piel Pola. Así, todo mezclado, sin tiempo. Palabras que salen como jirones debajo de la piel. Palabras que se balancean con ritmo propio. Porque siempre estás, es inevitable. Porque nos fuimos para quedarnos para siempre. (¿Para siempre?) Jugamos a ser héroes y luego cada uno lloró en sus rincones a su manera. Me Fui, te fuiste. Después de bordear límites de tantas despedidas y reencuentros, de coleccionar boletos y hojitas que guardábamos dentro de ese libro que se deshojaba de a poco mientras nos fuimos encontrando dentro de él durante algunos años. Maga yo, vos Oliveira, Oliveira yo, vos mil veces la Maga nadando en esos ríos metafísicos, y así; buscando y contando a contraluz las nervaduras de esas hojitas verdes que dejábamos secar entre vasos desparramados de alcohol y... ¿Por qué escribo esto ahora? Porque cada vez que... Esto ya lo escribí ¿Por qué repito? Ya ni siquiera el conjuro, (¿o sí?). ¿Es que no me sale sabés? Eso de buscar La Llave en la oscuridad después de vos, de ser puentes, golondrinas, antorchas que ardíamos como fuegos azules y pedazos de estrellas, de ese renacer desde tus muslos, de tu manera de mirarme y acariciarme y sentirte cada mañana y cada noche, hasta que después todo acabó y nos quedamos buscando el norte, el sur, lavándonos las heridas que prosiguieron apegadas con el paso del tiempo; no me sale. ¿Te quedaste con la llave, el mandala, los signos, los ismos, los juegos de palabras de Morelli, con los cuales nos divertíamos dando vuelta el lenguaje y nos escribíamos nuestras propias morellianas? Lo que te quiero decir es que en cada encuentro yo lo intento. De verdad. (¿De verdad?) Que recuerdo que mis palabras son las perras negras del capítulo 93. ¿O eran las tuyas? “Pero el amor esa palabra... Stop, ya está bien así. También puedo ser grosero, fijate, pero fijate bien, porque no es gratuito”. Acaso siempre conviviendo con ese menguante que sos dibujado en la piel, y suele suceder que siempre vaga tu fantasma cuando empiezo a sentir que la lluvia trae por fin olor a cosas vivas, y me olvido un rato entonces de tu risa como el más bello de los soles y de los cuerpos resbalando el uno en el otro como cayéndonos en nosotros mismos. Esa íntima comunión desnuda entre los brazos, pero como de aire siempre, sin orgullo ni egos que lo deforman todo. Sin elección. “Como si se pudiese elegir...”No, no elegimos la lluvia que nos cala los huesos al salir de un concierto". No. Y luego siempre lo mismo...“En el fondo no se puede ir más allá porque no lo hay” la frase que se repite en toda la página dando la impresión de un muro, de un impedimento... pero abajo, a la derecha, en una de las frases falta un LO. Un ojo sensible descubre el hueco entre los ladrillos, la luz que pasa...”Mi ojo, el muro, la apertura, el LO que falta, la lluvia, tu risa, la llave.... Como siempre ese dejarme caer para levantarme mejor, para buscar nadar esos ríos metafísicos, harta de que, en general, apenas se los toque con la punta del pie. Nadie se parece a vos. ¿Por qué me empeño en encontrarte? Te reirías lo sé. Porque en el fondo no es eso y lo sabés. (Yo lo sé). Es que la lluvia trae aromas que se desvanecen. Y entonces el olvido se burla, y yo desearía volver a escuchar tu risa, mirarme en esos ojos tuyos, volver a ser por una tarde y una noche y una madrugada esa golondrina que buscaba el orden en tu desorden que a veces me exasperaba. Toco tu boca... si, el capítulo 7 es tuyo. Julio nos amaba, por eso lo escribió. Ahora mis prejuicios se disolvieron es lo único que me hace más feliz. Falso orden, falso caos... ahora el caos es mi M germinal. Esa bohemia de cuerpo y alma. Salen vomitados conejos de las galeras y nadie entiende. Parecen los dibujos de El Principito sólo ven sombreros, lástima, nadie ve el elefante dentro de una boa. “Cuantas palabras, cuántas nomenclaturas para un mismo desconcierto”. Cómo nos perdimos en el tiempo, en silencios y lenguajes desaforados, con lo ininteligible siempre al alcance de la mano. Nunca nadie va a entenderse y desentenderse como nosotros cronopio, en la perfecta armonía del vaivén buscando las llaves que nos abrieran todas las puertas, que nos abrieran bien de par en par unos corazones tan desconcertados amándose con una flor amarilla y dos velas verdes y el tiempo, siempre el tiempo soplando en nuestras caras. Con ese arrojo de atrevernos a ser eso que vaya a saber si fuimos...
A vos, mi eterno menguante entre Bs As y Madrid…
1995-2002
M

19 comentarios:

palabraserrantes dijo...

Qué raro leerlo en espejo mujer!!!!
Y sabés? Me gusta verlo acá.
(Por lo menos sé que no se va a perder xDDDDDDDDDDDDD)

Bueno, no sé muy bien qué decir!!!
No me voy a comentar a mi misma!!! jajajaja.

Sé qué hay detrás de este gesto.
Tanto cómo vos sabés qué sentimientos le dieron vida al escrito y lo que lo que generó.

Mi gracias Cielo por dejarme estar entre tus letras, y lo más importante, más allá de ellas.

Un beso enorme entre baires, México y... Madrid.
(Bajo la luna, siempre)

TQM!!!!!!!!!!!!

Isthar dijo...

Gracias por traerme sus palabras y de nuevo dejarme las miguitas de pan que me han ayudado a encontrarla de nuevo. No sé si es que bloglines está en mi contra o si es con tanto cambio que al final ha dejado de actualizarme su blog por despite. Sea como sea, llevaba tiempo pensando que lo tenía abandonado.

Es un placer no sólo poder leer cosas tan hermosas como las que escribe, si no saber, que dos personas como vosotras, dos mujeres marvillosas, os tenéis más allá de las letras.

Un abrazo muy fuerte a las dos

-Pato- dijo...

Cuanto me identifica este texto, y qué extraordinario es.

Encontrar a Andrés y a Joaquín, Julio con su beso, mi primer beso...
Encontrar un cronopio buscando sus llaves del alma, he quedado en completa emoción, releyendo las frases y los motivos.

Esto de leer a tanta gente maravillosa escribiendo me hace tanto bien, me descubro tanto en otros...

Besos a vos y a M

David dijo...

Me ha hecho falta volver a leer, con acento argentino, para sentirlo. Porque no se puede sentir sin haberlo entendido, y cómo entenderlo si no lo lees tú. Tuve que hacer como que eras tú, y como que yo escuchaba.

Cronos51 dijo...

Letras hay que se necesita dos y tres veces releerlas para poder degustarlas en todo su esplendor. Estas son una de ellas. Letras que hay que leerlas en voz alta.

Felicidades a las dos, a palabras errantes por la autoria y el compartirlas y a tí por traerlas a este lugar.

Todo mi cariño :)

Nosferatu dijo...

puentes entre cuidades, puentes entre gente, espejo de mujeres ke también son mundos enteros.

besos.

Oceanida dijo...

sin fronteras amiga, sin fronteras...

Un gran abrazo y mis felicitaciones a M, por que escribe de maravilla.

MaleNa dijo...

Mil perdones, ayer lo lei en la errante mujer, pero me quede silenciosa, vio?

Besos para las dos, teñidos de colores.

:*****

Rodolfo N dijo...

Que excelente reconocimiento al talento, y que generoso reconocerlo.
Un beso

A-X dijo...

Dios Mio...
Bellísimo blog...
Y deliciosas palabras

No dejes de escribir así...

Pasate cuendo quieras por "casa"
Tengo el mate listo siempre...

Un beso

andy

Millaray dijo...

Cielo... hace un momento estuve en su página y de verdad precioso lo que escribió así como también tu gesto al destacarla en tu post.
Un abrazo al igual que le expresé a ella más allá del teclado vas encontrando personas especiales en esto te incluyo porque de verdad lo eres.
Mi cariño de siempre.

yole dijo...

Es un regalo que nos haces y uno viene a tener con esas palabras el deseo de más vuelos.
Besos agradecidos.

calanda dijo...

Qué bonito encontrar un texto en el que te reflejes, como éste, la Maga, Oliveiro...y compartirlo como lo has hecho tú. Gracias a las dos por descubrirnos y hacernos volar. Un besote

digler dijo...

es curioso como nos vemos reflejados en las palabras de otra persona, tal vez sea una muestra de como nos conectamos sin vernos a través de la vida

Gladys Ames dijo...

A suele pasar que nos miremos en el pensamiento ajeno, suelen haber personas con nuestro criterio.... es lindo compartir ideas.... tanto tú como la otra persona escriben bellisimo... un saludo y un beso..

Dulcemente -Gladys Ames-

Teculio dijo...

Toda mi reverencia por estas bellas letras. Qué manera de sentir y de unir.
muchas gracias cielo, muchas gracias palabras por renovar de saetas el carcaj de este indio guasiruco. Arte y vida, afecto y conducta solidaria; creación y talento en la multiplicidad de sus interconexiones son elementos que me inspiran a apasionamiento y arrebato.

palabras y cielo comparten sus sueños
con una gran certidumbre
que parte a subir la cumbre
donde todos son dueños
contraluz, marea, truenos y viento
vienen a deleitarnos con aires risueños
y yo que caricias no desdeño
en mi corazón les hago un monumento

Saludos desde mi Palenque

indio Jiñocuago

indianala dijo...

Increible, tus letras, me identifico. Gracias M.
cielitoazul, tu blog es puente y comuniòn! Besos.

mahaya dijo...

Pues es una maravilla...

Rafael P.Q. dijo...

El texto se lee que es una gozada. Y además te dire que en algunas ocasiones me ha recordado a Don Julio Cortazar.
Con esto, creo que ya está todo dicho.
Besos¡