sábado, febrero 12, 2011


Me he desnudado de los deberes,
no pretendo más que el ser sin tuvieres,
la inspiración va y viene,
la letra también.
Lo que queda invariablemente es el amor,
el que es sin que nadie le exija,
sin que nadie le añore,
sin que nadie le estruje,
el simple amor que también va y viene,
con la letra,
también.

9 comentarios:

calma dijo...

Lo importante es que nos regales tus letras, vestida o desnuda.
Me alegra verte siempre.
Un abrazo enorme Cristina.

Oceanida dijo...

Precioso. Que gusto verte de nuevo. Mil abrazos Cristina.

Mayte dijo...

Estupendo hermosa!!!

Besiños en tu vuelta, que sea larga ;)

Igna dijo...

Hay letras como el amor que no necesitan inspiración para escribirlas.
La letra queda.

Besos.

Oréadas dijo...

Cuanto tiempo, el amor y las letras van y vienen, como las olas, como el viento, como nosotros.
Un beso :-)

tamara dijo...

Te he seguido desde la sombra, pero en estoy hay que comentar. Gracias por reaparecer.

Cronos51 dijo...

Despues de tiempo me acerco a comentar. Hoy no puedo estar de acuerdo a loq ue escribes. Al menos no en el 100%.
El Amor no puede existir si le quitas la parte de añoranza, ni siquiera el amor más simple y sencillo. Al amor todos lo añoramos. Incluso creo que tu misma lo haces al añorar ese amor sencillo que no te demande nada. El que al amor se le añore es algo que va intrinseco en el mismo amor.
Es como la poesía no puede uno pedir que no se añoren las letras como las tuyas por ejemplo. Los que te admiramos no solo las extrañamos si no que las añoramos también

almaenamorada dijo...

Esta, el amor esta.
Y se percibe de una forma hermosa en tus letras!

Saludos felices de compartir hoy, contigo.
:)

Dédalus dijo...

Un beso muy grande, Cristina.
He pasado a verte, por saber algo de ti...

Y un abrazo bien dado.