domingo, marzo 29, 2009

Desperté con la costumbre de pensarte,
con la osadía de provocarte...
-Olvidé que ya no somos infinitos,
ni uno del otro,
ni siquiera casi nada-
Entonces te extrañé,
escribí tu nombre en la esquina de mi almohada,
y cerré los ojos para volverte a olvidar...

22 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Cuando uno despierta se va colocando las ataduras de la realidad.

Cuando sueña es libre.

Besos.

Mar dijo...

En ese movimiento circular que parece tan cerrado en sí mismo, se guardan los resquicios de las fugas hacia el sueño.

Bienvenida de tu pausa.

Un beso, Cielo

Verbo... dijo...

Está muy bien el extrañar
cuando se hace con mucho cariño
y mas cuando surgen bellas letras
así
como las tuyas. ♥

Almohadas que saben de nombres
escritos con aguas
y otros con labios
que guardan secretos

Abrazos Chelo ♥

Nelson Diaz dijo...

Mi querida amiga, tu poesia me traslado a un pasado no muy lejano, en el cual cada día vivia con intensidad cada emoción de estas que en tus versos transmites... Hermoso poema, un calido y afectuoso abrazo y un lindo inicio de semana.

Verbo... dijo...

Ay Dios !!

He muerto de amor...
con tu corazón entero
Pa' mí ♥

:)

yole dijo...

Imposible olvidar
las costas de tu soñar,
las amanecidas de tu despertar...

Besos completos.

Panchy dijo...

Mi niña, te dejo mis cariñosos saluditos como siempre.
Que alegría poder leerte nuevamente.

Cuantas veces no hemos escrito el nombre de alguien que queremos sacar de la mente y sin darnos cuenta sigue ahí.

Un abrazo

Pepa dijo...

Silencio
no digas nada
déjame así dormida, esta melancolía
hasta mañana......

Termino de leer ésto en una página web y vengo a tu blog y te encuentro también sumida en esos olvidos.. arriba ese ánimo!!
Cada día es especial, cada dia sale de nuevo el sol, cada día hay un nuevo amanecer.. cada día es diferente y hay que vivirla con esperanza e ilusión con espiritu renovador; la vida es bella!!
Un beso desde el Mediterraneo español, hoy también en dia gris.

M@R dijo...

hola,,,
y como olvidar si solo el recuerdo te mantiene viva,,,
aun sin el olor de el en tu almohada
no olvidas nada,,,

abrazos,,,

-Pato- dijo...

Cielo, qué se hace cuando el olvido se borra a la vuelta de la esquina?
¿Volver a olvidar?
Qué poema hermoso Cielito.

Besos.

calma dijo...

joder qué bonito Cris... tan bello como triste, así es despertarse algunas veces, tus letras también.
Abrazos corazón...

Fero dijo...

Dicen que la costumbre es mas fuerte que el amor,
¿Que sucederá cuando nos acostumbramos a amar?

tu poema es precioso.

IGNACIO dijo...

Yo me acuesto con la intención de soñarla, y cuando despierto, volver al sueño quisiera para seguir soñándola...
Precisamente los sueños, paradojicamente sirven para deshacernos de aquello que vivimos, (entre otras)

Besos sin olvidos.

digler dijo...

dicen que hay personas que sólo se dejan en el pasado,pero no se olvidan. aunque yo creo que de tanto permanecer en el pasado,terminan por desaparecer

JuanK dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
JuanK dijo...

Me encanta tu forma de escribir.

Esa receta para olvidar me parece estupenda, lo malo es que no podemos vivir con los ojos cerrados en los sueños.

Te dejo mis mejores deseos en tu nube.


Esperandote siempre
aAl otro lado del deseo

hojas del alma dijo...

benditos sueños que nos hacen tocar el infinito,en nuestro universo limitado.

hermoso.

besitos.

Darilea dijo...

Cuantos secretos guarda, la almohada que resguarda nuestros sueños...
Besitos

DKaW_ dijo...

que terribles momentos en los que uno de golpe se da cuenta que no controla ni sus deseos, por suerte solo dura unos segundos.

Isabel Romana dijo...

Ay, querida, debería estar prohibido escribir nombres de ausentes sobre la almohada. Luego se trasladan de allí a nuestro cerebro mientras dormimos... Bello poema, querida amiga.

LaU dijo...

Qué hermoso!

Me lo llevo ...

TQM
Besos!!

PIZARR dijo...

Que bellísima manera de olvidar, recordando mientras escribe su nombre en la almohada...

Preciosas letras de amores y desamores las que vas dejando ultimamente.

Un beso